El martes 26 de julio se llevó a cabo la charla “El periodismo alternativo en tiempo de crisis” en Rosario. Ante el panorama nacional de concentración cada vez más pronunciada de los medios, sumado al desmantelamiento de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (Ley 26.522) mediante decretos de necesidad y urgencia emitidos por el gobierno nacional, las cooperativas de comunicación se presentan como trincheras en la defensa del derecho a la comunicación, a informar y estar informados. Estas experiencias de cooperativismo en el periodismo y la comunicación existen en todo el país, tanto en empresas recuperadas como es el caso de Tiempo Argentino, como otras pensadas de esta manera desde su nacimiento, como la Cooperativa La Masa (El Eslabón, Redacción Rosario) y Agencia Sin Cerco, a nivel local.

Tras la presentación de la moderadora Laura Hintze, periodista de El Eslabón, tomó la palabra Manolo Robles, integrante de la cooperativa La Masa, fundada en marzo de 2008. Esta cooperativa reúne a un equipo de 20 personas que se propusieron como objetivo la generación de una fuente de trabajo digna y la producción de contenidos que aporten a la pluralidad de voces y a un mayor cumplimiento de los derechos a la información y a la libertad de expresión. Robles expresó que “organizarse como cooperativa no sólo tiene que ver con buscar el ejercicio de otra forma de periodismo diferente a la dominante, sino también generar fuentes de trabajo”, y señaló la importancia de la autogestión en el periodismo alternativo. “Intentamos hacer periodismo hecho y gestionado por trabajadores, y, humildemente, puesto al servicio del conjunto de los trabajadores de Argentina”, expresó en este sentido el periodista, y concluyó que en el complicado contexto actual, es necesario que los medios cooperativos se unan para disputar la agenda mediática.

A continuación, Juan Pablo Sarkissian, representante del Sindicato de Prensa de Rosario, habló de lo que fue la recuperación del diario local El Ciudadano gracias al trabajo del Sindicato. A pesar de sus siete cierres, recordó el periodista, el diario no interrumpió su publicación. El profesor de la UNR manifestó que el compromiso del periodismo es “informar desde nuestra perspectiva”, y agregó: “No hay periodismo objetivo, eso es un mito construido como una de las tantas mitologías urbanas”. “El presente es de lucha, es de resistencia brutal, pero no tengan dudas de que el futuro es absolutamente nuestro”, expresó Sarkissian a modo de cierre.

Posteriormente, Florencia Mainardi, miembro de la Agencia Sin Cerco, comenzó su exposición. Sin Cerco es un proyecto comunicacional que busca socializar la información. La agencia, conformada a comienzos de este año como un desprendimiento de las reuniones de la Coalición por una Comunicación Democrática que se realizaron para ingeniar planes de acción ante los decretos de necesidad y urgencia contra la Ley de Medios, está integrada por militantes, comunicadores y comunicadoras que buscan construir un espacio para enfrentar la desinformación y el aislamiento de los diversos sectores populares que actualmente no encuentran espacio para expresarse.  “Empezamos a pensar otra comunicación, una que tenga perspectiva en derechos humanos y en género. Además, somos muchas mujeres, y eso no es menor”, observó Mainardi, y agregó que la reciente decisión de Sin Cerco de constituirse como cooperativa de trabajo tiene que ver con la búsqueda de reivindicaciones laborales y la creación de fuentes de trabajo, un tema que preocupa a los casi 200 profesionales de la Comunicación que egresan de las instituciones educativas de nuestra ciudad cada año.

Notas relacionadas: 

Anuncios